Pretenden prohibir incineración de residuos sólidos

Con el objetivo de implementar acciones preventivas orientadas a reducir la morbilidad y mortalidad por enfermedades que generan los daños al medio ambiente y que recienten los habitantes de las zonas urbanas cercanas a la fuente de contaminación, diputados locales del PRD y Morena propusieron modificar la Ley depara la Protección al Ambiente del Estado de Hidalgo a efecto de prohibir por completo la incineración de residuos sólidos urbanos.

Las modificaciones propuestas son a los artículos 162, 162 Bis, 162 Ter, que plantean la prohibición de la incineración de residuos sólidos urbanos y de manejo especial, todas elaboradas en coordinación con asociaciones civiles y consulta ciudadana, entre ellas, el Frente de Comunidades en contra de la Incineración.

En la exposición de motivos, la diputada local del PRD, Areli Miranda Ayala, explicó que la incineración de residuos que a la fecha sólo llevan a cabo las tres cementeras que se localizan en la entidad, generan una gran cantidad de contaminantes orgánicos persistentes, que dañan la salud de las personas.

Asimismo, subrayó que “las empresas que promueven esta tecnología, lo hacen bajo la búsqueda de una ganancia económica, no así un beneficio social, representa un endeudamiento para los municipios, al tener que acceder a créditos por parte de las Instituciones Financieras Internacionales y al pagar continuamente altas sumas a las empresas incineradoras y en el caso de aquellas que producen energía para uso de servicios públicos, se genera para los municipios una dependencia económica ligada a la empresa concesionaria”.

De ahí que se ve la necesidad de que sea el estado el implemente políticas públicas que permitan prevenir y mitigar la degradación ambiental, las cuales deben cumplir con estándares constitucionales y convencionales.

Recordó que en Hidalgo operan tres cementeras con sede en cinco municipios: Fortaleza, Cruz Azul y Cemex. Mismas que se ha detectado su nivel de contaminación alcanza incluso la capital hidalguense y Tizayuca.

Lo anterior, a pesar del argumento recurrente de las fábricas de cemento de que a las altas temperaturas en que los hornos cementeros trabajan (superiores a 800º C), no es posible que se generen contaminantes, “la realidad es que año con año, son las mismas fábricas cementeras las que reportan al Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC-SEMARNAT), la emisión de dichas sustancias, que son de alta peligrosidad para la salud”.

Aunado a lo anterior, para poder aplicar la incineración, las cementeras ocupan cantidades de agua elevada, lo cual también representa afectación al medio ambiente.

Areli Miranda comentó que los proyectos de incineración (co procesamiento, termo valorización, pirolisis, etc.) de residuos, son promovidos como amigables con el medio ambiente, puesto que es una forma de disposición final de los residuos, fuera de otros esquemas actuales como los rellenos sanitarios. Sin embargo, se trata de una actividad de alto riesgo por los contaminantes que genera metales pesados y dioxinas y furano.

Compuestos que son considerados tóxicos y causantes de cáncer, alteraciones neurológicas, hepáticas, inmunológicas, disfunciones hormonales, esterilidad, endometriosis y alteraciones cutáneas, entre otros.

A CONTINUACIÓN, SE CITA LAS MODIFICACIONES PLANTEADAS:

Artículo 162 Bis.- Ningún tipo de residuos podrá ser considerado como materia prima con valor calorífico

Artículo 162 Ter.- El manejo y la gestión de los Residuos Sólidos Urbanos se estipulará en la Ley de Residuos del Estado de Hidalgo, teniendo como eje rector los planes de Basura Cero y el compostaje domiciliario. Ciudades con más de un millón de habitantes podrá optar por la biodigestión de sus residuos orgánicos.

Artículo 162 Quater.- Se creará un Consejo de Vigilancia Ciudadano para mantener un control en el cumplimiento de esta ley, cuyas facultades estarán determinadas en el Reglamento correspondiente.