Garantizan servicio ante demanda de cárnicos por temporada decembrina: rastro de Tula

El Rastro Municipal de Tula garantiza prácticas de trabajo e higiene así como el sacrificio humanitario de los animales, avalados por la norma oficial mexicana 083 ante el incremento en la demanda de productos cárnicos en esta temporada navideña.

En el rastro municipal de Tula en cualquier fecha del año se atiende tanto a tablajeros e introductores así como a particulares, a precios módicos, señaló la directora. Sin embargo, en estas fechas de festejos decembrinos, se incrementa la atención a particulares que pueden llevar a sacrificio inclusive a borregos, porcinos o reses.

La demanda de atención se incrementa al doble en fechas para las comidas y cenas navideñas, toda vez que en un día de fecha normal se llegan a sacrificar hasta 30 porcinos y en fecha alta se rebasa el número de 60.

Es decir, un animal que ingresa al que no se le hará sufrir, lo menos posible, un trato digno por lo que esa carne tiene menos toxinas a diferencia de otros animales que son sacrificados en traspatio, lastimándolos y que les produce estrés y se refleja en la calidad de la carne.

Este centro de sacrificio animal cuenta desde hace dos años, con la certificación de su titular, la directora y médica veterinaria zootecnista, Perla Altamirano Cardoso.

Las instalaciones del rastro municipal siguen con un proceso a fin de que el animal entre con menos temor, donde no es sometido a golpes. Se tienen mangas, rampas y demás aditamentos necesarios con el manejo del personal calificado.

“Los operarios han acudido a cursos, dijo la directiva, se han verificado y se ha potencializado en un bien el que ellos sepan los tiempos del proceso del sacrificio”.

La carne no toca el piso, todo es aéreo, todo el proceso es sin contaminación con paredes ni con techos ni con excremento, la carne es enjuagada así como se verifica el transporte donde irá la carne.

Además se revisa al animal que no esté enfermo y se revisa la carne al final del proceso para garantizar la inocuidad, que no esté contaminada con otros materiales.

Es por esta razón que se invita a la población y las familias a que consuma productos cárnicos libres de toxinas, una carne garantizada, que en el rastro municipal se revisa que la misma, esté libre de clembuterol, por ejemplo.

Se cuenta además con el sello fechador, el cual tiene la fecha de sacrificio y se sabe el tiempo de anaquel para poder consumir en una semana, de forma tal que el consumidor puede detectar la caducidad.

SERVICIO A PARTICULARES

Los horarios de atención de lunes a viernes de 7 de la mañana al medio día; y los sábados de 7 a 11 de la mañana. En estas épocas se labora también el 24 y 31 de diciembre con descanso el 25 de diciembre y 1 de enero del año próximo.